Jujol en Sant Joan Despí

En Sant Joan Despí encontramos uno de los legados más importantes de la arquitectura de Josep Maria Jujol. La construcción de una torre de veraneo justo al lado de la estación del tren es el inicio de la relación con el municipio. A partir de la construcción de la Torre de la Cruz, tuvo muy buena relación con Sant Joan Despí, y en aconteció los últimos 20 años de su vida el arquitecto municipal. A través de la experimentación en la arquitectura rural, podemos ver las obras más sugerentes del arquitecto: Torre de la Cruz, Can Negre, y la Casa Serra-Xaus entre muchas otras.

Torre de la Creu (1913-1916)

La casa, formada por cinco cilindros y encargada por Josefa Romeo, fue la primera obra de Jujol en Sant Joan Despí.

Jujol nos propone un edificio sin limitaciones estilísticas. Dentro del contexto agrícola de la época, este edificio se convirtió en un impacto visual para la sociedad.

 

Can Negre (1915-1930)

Aunque no es un edificio de nueva planta del arquitecto, se ha convertido en uno de los símbolos jujolianos por excelencia.

Jujol construye una gran fachada decorada con una carroza en la parte central y esgrafiados, creando una alabanza a la Virgen María. El arquitecto adaptó esta antigua masía del siglo XVII en casa de veraneo para su propietario, Pere Negre. En el interior destacan la explosión plástica de la capilla y de la escalera.

 

 

Casa Serra-Xaus (1921)

Es uno de los edificios de formas más modernas dentro de la obra de Jujol en Sant Joan Despí. Las líneas rectas son las que imperan en los espacios de la casa. La decoración está basada en esgrafiados azules y rojos, así como en parejas de patos en las partes superiores de las ventanas.

Casa Rovira (1926)

En este edificio, Jujol creó una fachada dedicada a San Antonio Abad, donde podemos encontrar esgrafiados dedicados al campo y la fruta. Las principales características del edificio son la datación (anno dominio 1926) y la firma de Jujol acompañada por el anagrama ARQ, refiriéndose a arquitecto.

Torre Jujol (1932)

Durante los años de relación del arquitecto con el municipio, Jujol acabó construyéndose una casa propia para pasar estancias y controlar las obras emprendidas en la población. La casa está compuesta por dos viviendas con planta con forma de letra “L”, y decorada con esgrafiados ondulados del color predilecto de Jujol, el martín pescador. La inscripción sobre la puerta “Dios sea” nos habla de una personalidad marcada por el sentido religioso.

Iglesia parroquial de Sant Joan Despí (1944)

Jujol hizo trabajos decorativos para la iglesia de San Juan Bautista. Podemos encontrar ejemplos de inscripciones, como son las frases bíblicas los púlpitos, vitrales con representaciones eucarísticas, un sagrario con trasfondo franciscano, entre otros ejemplos de pintura y escultura con hierro. La obra religiosa de Josep Maria Jujol se basa en el simbolismo, la decoración colorista y las formas naturales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X